Spiderman.

Spiderman.

Al parecer la tarea de los padres es obviamente bastante clara educar a los hijos es decir: dotarlos de las herramientas necesarias para que logren alcanzar una buena vida, un muy buen empleo, éxito profesional además de ciertos lujos y comodidades de las cuales carecieron cuando pequeños, puesto que cualquier padre desearía ver que su retoño se convierte en una persona que logro el éxito gracias al impulso, dedicación y por supuesto a la educación que recibió en casa.

Pero en realidad no es así ya que decirlo suena muy fácil pero poner en práctica no es nada sencillo, pues al convertirse en padre no solo se tiene el deber de educar, corregir, enseñar e inculcar buenos modales, valores y conocimientos sino que además se tiene que demostrar con el ejemplo y no solo decirles que sean solidarios, honestos, respetuosos, leales, bondadosos, justos, perseverantes, pacientes, ordenados, agradecidos, amables y por si fuera poco responsables de cada una de sus decisiones; ya que me he encargado de dejar en claro que tienen un gran súper poder como spiderman; si así es, aunque aún sean menores de edad tienen el poder de decisión por lo tanto deben de tener cuidado de lo que eligen y de las decisiones que toman para no verse afectados por una mala elección.

Aunque esto lo aprendí de la forma difícil, puesto que significo una dura lección que sin duda alguna me ha llevado a ser muy meticulosa del ejemplo que tengo que dar a mis hijos pues como al resto de los papás me preocupaba por satisfacer sus gustos y necesidades pero después de un episodio que marco mi vida todo fue muy distinto; hace algunos años atrás llevaba un ritmo de vida bastante agitado entre el trabajo, las tareas del hogar, mi deber como esposa, mi responsabilidad como madre además de los deberes como hija responsable de mis padres, entre otras cosas; evidentemente no tenía tiempo para dedicármelo, por lo que la persona más importante de mi vida la que tenía sobre sus hombros tanta carga, era la última en la lista de prioridades y ya que todos necesitaban de mi apoyo yo no contaba con un momento de tranquilidad ni siquiera para comer por lo cual después de algunos años bajo ese mismo ritmo de vida indudablemente mi cuerpo no resistió, entonces como era de esperarse fui a parar a la sala de urgencias del hospital por serios problemas derivados del estrés y aunque tenía visiblemente un gran sobrepeso increíblemente tenía una severa anemia, además mis niveles de glucosa se encontraban alteradísimos al grado que me tuvieron que enviar a la clínica del pie diabético; ahí en ese momento tan crítico fue cuando decidí tomar realmente conciencia de lo grave de la situación en la que me encontraba, de lo mal que estaba en educar a mi familia en la forma en la que lo estaba haciendo al solo darle importancia a los valores morales y demeritarle total relevancia a las necesidades básicas que son igual de significativas, dado que lo primordial es la propia salud.

De tal manera que al no dedicarme la atención y el tiempo necesario para estar saludable esta se convirtió en una mala decisión que indiscutiblemente me cobro la factura y aunque no todo es tan malo estoy consciente que se educa con un buen ejemplo así que modifique mi rutina pero sobre todo mis malos hábitos alimenticios por lo que comencé a educar a mi familia sobre la importancia de llevar una sana alimentación; aunque al inicio les fue difícil acostumbrarse a los cambios de ya no beber refrescos ni jugos a la hora de la comida ahora es muy distinto estamos más saludables y contentos.

Date una vuelta por: YouTube, DEGASA , ABC 

Show Buttons
Hide Buttons