Por qué comenzar a comer arroz blanco

Por qué comenzar a comer arroz blanco

Desde que crecí, una de las cosas que me sugería mi madre era entrar a la cocina para aprender a cocinar.

Para muchos de los que me conocen, incluyendo mi marido e hijos, saben que una de las cosas que hago por deber es el cocinar.

Recuerdo que mi madre me enseñaba desde como hacer arroz blanco, hasta algo más complejo como algo horneado… sin mucho éxito por cierto.

En fin, las cosas cambian y me he tenido que adaptar al igual que mi familia. Afortunadamente, mi esposo no solo aceptó el reto, sino que cocina delicioso y le gusta por demás pasar horas cocinando.

Así que esta labor la hemos equilibrado perfectamente.

Lo que sí me gusta y procuro hacer, es proporcionarle a mi familia una alimentación balanceada.

De ahí que procuramos en casa consumir de todo. En el tema de los granos, buscamos los granos integrales y en el caso del arroz, durante mucho tiempo consumimos arroz integral.

Durante ese tiempo mi familia aceptaba gustosa la idea de comer arroz integral. Pero luego me enteré de las preocupaciones sobre el arsénico en el arroz.

Cualquier planta puede eliminar el arsénico de sus condiciones de crecimiento, pero el arroz es vulnerable porque a menudo se cultiva en condiciones de anegamiento y el arsénico se disuelve fácilmente en el agua.

En el arroz integral, el problema empeora a lo que puede contener más arsénico porque gran parte del arsénico se adhiere al salvado del arroz.

El arsénico es tóxico. Cualquiera sabe que cuando se consume en grandes cantidades, el arsénico es letal.

Por otro lado, el consumo del arsénico en cantidades considerables, se relacionan con abortos espontáneos, partos de bebés muertos, trabajo de parto prematuro, cáncer y más, esto viene de un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

 

De hecho, la exposición crónica de humanos al arsénico inorgánico en el agua potable se ha asociado con una incidencia excesiva de abortos espontáneos, nacimientos de bebés muertos, nacimientos prematuros y bebés con bajo peso al nacer.

También se ha notado en datos en animales en donde se sugiere que el arsénico puede causar cambios en los órganos reproductivos de ambos sexos, incluyendo disminución del peso de órganos e inflamación de los tejidos reproductivos, aunque estos cambios pueden ser secundarios.

En sí, el arsénico es un cancerígeno humano conocido tanto por inhalación como por vía oral .

Por la vía de inhalación, los tipos de tumores primarios son cánceres del sistema respiratorio, aunque algunos informes han observado una mayor incidencia de tumores en otros sitios, como el hígado, la piel y el tracto digestivo.

En humanos expuestos crónicamente por vía oral, los tumores de piel son el tipo más común de cáncer. Además del cáncer de piel, hay varios informes de casos y estudios epidemiológicos que indican que la ingestión de arsénico también aumenta el riesgo de tumores internos, principalmente de vejiga y pulmón y en menor medida, hígado, riñón y próstata.

Ahora, el arroz no es el único alimento que contiene arsénico, también obtenemos algo de nuestra agua.

Si bien el arroz tiene una mayor absorción de arsénico que muchas plantas, hay otros alimentos como las hortalizas de raíz y las verduras de hoja verde que también son portadores.

Con las hortalizas de raíz, simplemente pelarlas se reducirá gran parte de la exposición al arsénico, pero las verduras de hojas oscuras, como la rúcula, la lechuga, el repollo y otras verduras similares también pueden acumular arsénico.

Para el caso del arroz, la mejor forma de consumirlo es procurando conseguir un arroz orgánico donde el agua de riego esté libre de arsénico.

Lo siguiente es enjuagarlo lo más posible… tal como mi madre me enseñó a como hacer arroz blanco y rojo.

La idea con esto es el aprender a cuidarse lo mejor posible ya que dejar de comer será peor ¿no lo crees?

Para saber más sobre la comida y deliciosas recetas entra a KiwiLimon

FUENTES: KiwiLimon, Gob.mx

 

Show Buttons
Hide Buttons