Música regulada.

Música regulada.

El cuarto era grande con sillones viejos pero cómodos, una pared mal pintada y dos cuadros que no se habían limpiado en un tiempo, estaban cuatro chicos, tres mujeres y un hombre, eran una banda que se hacía llamar “Pegamento” y estaban  sentados enfrente de la televisión comían palomitas y esperaban la película que iban a pasar en televisión abierta.

Agustín tenía en sus manos una guitarra y trataba de afinarla, Sandra seguía en su celular mientras que Melisa y Graciela se tomaban una foto juntas porque habían terminado sus clases de inglés en línea que se habían ganado en Harmon Hall , solo había cuchicheado en la sala hasta que prendieron la tele, estaba el noticiero.

Vídeo: YouTube

Referencias: Harmon Hall y Wikipedia

La música está prohibida fue el comentario que leyó la presentadora de cabello rubio, volvió a leer el tele prompter y no podía creerlo, su enojo era auténtico, a tal grado que salió de cámara y solo se escucharon sus gritos ¿Es en serio?

La banda estaba en shock, no entendían lo que estaba pasando.

-¿La música? ¿Prohibida? – dijo en voz baja Graciela, Melisa no decía nada, apretaba sus labios y los ojos contenían lágrimas que no tenía intención de dejar salir, Agustin estaba boquiabierto, incluso se acercó a la tele pensando que por lo viejo del televisor había escuchado mal, Sandra se limitó a taparse la boca con las manos.

Todos corrieron a checar sus celulares con el poco internet que podían robar de su vecino y vieron que eso era real, miles de tweets corrían al minuto, unos defendiendo la música otros –que se veían ridículos- diciendo que así se tendrían noches tranquilas, además subieron un documento en .pdf con el nuevo reglamento.

Luego se ve una escena en el parlamento con el presidente diciendo “No estoy prohibiendo la música, solo está más regulada” un montón de gente se veía enojada, poniendo sus bocinas en sus hombros y subiéndole a todo lo que daba, todos los géneros estaban ahí, enojados.

Los policías comenzaron a cercarlos como si lo que acabaran de hacer fuera un inminente peligro para todos, una chica con un paliacate gritó “¡Qué tontería están haciendo!” y siguió subiendo el volumen, aplastaron la bocina y a ella le metieron una patada en el estómago.

Graciela estaba en shock, los puños se apretaban, se levantó del sillón y se encerró del baño donde se escuchó un grito producto de una ira reprimida y lo que sonaba como una serie de objetos aventados a la puerta.

El resto seguía en el sillón, no sabían si decir algo o como decirlo porque tenían dos opciones o quedarse callados o ir a protestar, eran una banda de música no se podían dar el lujo de quedarse en silencio y con la cabeza abajo.

Agustín le puso mute a la televisión , volteó a ver a sus amigas diciendo

-Creo que ha llegado el momento, no voy a permitir que hagan esto, no pueden hacerlo es como prohibir respirar.

-Que se vaya al cuerno- gritó Sandra aventando una liga que tenía en su muñeca.

Deja que salga Graciela del baño y organizamos el plan, esto no se va a quedar así.

 

 

Show Buttons
Hide Buttons