Inevitables lágrimas.

Inevitables lágrimas.

Tengo un par de hijos a los cuales adoro pero sin duda tienen la misma forma de ser y de pensar que su padre no tengo idea si solo yo opine así o existan más madres de varones que estén de acuerdo conmigo por ejemplo cuando nuestros retoños nos hacen cada año la pregunta de mamá ¿qué quieres que te regale el día de las madres? y les respondemos lo que quieras, jamás pasa por nuestra mente una plancha, una licuadora, lavadora y mucho menos una olla; vaya no imagino que a ellos el día del niño les hubiese hecho completamente feliz recibir como obsequio un frasco de vitaminas, un edredón para su cama, un uniforme nuevo para la escuela, un cajón para bolear sus zapatos o una dotación de cuadernos; partiendo de este punto no me explico cómo es que no consideran que si me van a hacer un regalo no tengan en cuenta que apreciaría algo específicamente para mí, para que lo utilice en mi persona como un perfume, unos aretes o un boleto para asistir a una obra de teatro o al cine, incluso si su presupuesto es limitado hasta un masaje relajante hecho por ellos mismos; sin embargo el año pasado mi esposo e hijos me dieron una batería de cocina y no es que no aprecie lo que me dan pero desearía que fuese para mí lo que compran y no para la casa.

Por tal motivo este año al escuchar su pregunta fui muy clara, les explique que me haría muy feliz que me den mucho amor y que si lo que deseaban era darme un presente no importaba que lo hicieran con sus propias manos ya que ese tipo de detalles son igual o más valiosos que cualquier objeto de una tienda, pero si se trataba de comprarme algo les dije que ellos observaran que me podría hacer falta ya fuera un detalle de uso personal o para realizar alguna actividad que yo disfrutara; al terminar la charla note en sus rostros que estaban peor que antes sin idea alguna, pero tenía la esperanza que esta vez fuese diferente a las anteriores aunque sabía que era poco probable.

El día del festejo llego y debo reconocer que me sorprendieron los tres y muy gratamente puesto  que temprano me felicitaron llevándome a la cama un pastel hecho por ellos mismos no era nada extraordinario pero estaba realmente delicioso, posteriormente me entregaron sus obsequios cada uno me había hecho una tarjetita de felicitación con la que fue inevitable derramar unas lágrimas por las palabras tan hermosas de agradecimiento, pero eso no fue todo ya que cada uno me compro con sus ahorros un regalo y en esta ocasión mi esposo me obsequio un hermoso reloj de mano, Julio el mayor me dio un pase todo pagado para el salón de belleza y adore ese regalo, por ultimo Jaime mi pequeño me compro una muy útil y bonita báscula digital que tanta falta me hacía ya que siempre trato de cuidar mi peso por ello la coloque en mi baño, me gustó tanto su creatividad que me sentí la madre más orgullosa del mundo, después tome un exquisito baño en la tina la cual prepararon con pétalos de rosas antes de que me fueran a dejar a la sala de belleza donde me atendieron como si fuese de la realeza y horas más tarde pasaron por mí para llevarme a un bonito restaurante; fue verdaderamente memorable la manera en la que me festejaron no tengo palabras para describir lo bien que me la pase.

Me impresiono mucho ver lo fácil que fue comunicarles mis deseos, que me escucharan y corroborar que me aman tanto como yo a ellos, soy una orgullosa madre de varones.

Encuentra más información: YouTube, La Casa de la Báscula, OkChicas

Show Buttons
Hide Buttons